Ciencia || Noticias Actualidad

Aunque su uso no está muy extendido desde hace años existen manos protésicas que pueden abrir y cerrar los dedos leyendo las señales que les llegan de los músculos del brazo.

Su mayor problema, precio aparte, es que los usuarios no tienen modo de saber si están apretando mucho o poco, algo que normalmente controlan aprendiendo a mover los dedos despacio para poder coger las cosas sin despachurrarlas.

Pero varios experimentos recientes están intentando dotarlas de sensibilidad conectando la salida de diversos sensores que llevan estas a otros nervios en el brazo y que permiten a los usuarios distinguir las formas y la dureza de los objetos que están intentando coger.

En el vídeo de arriba se puede ver la diferencia hay entre cuando los sensores de la mano que está usando el paciente están desconectados y cuando están en funcionamiento. En el primer caso se carga nueve de quince cerezas al intentar quitarles el rabo; en el segundo sólo una resulta despachurrada.

Queda aún mucho trabajo por hacer, ya que los científicos y técnicos tienen que aprender cómo y donde conectar los terminales de los sensores a los nervios para que las sensaciones sean las correctas, amén de que con el tiempo el interfaz entre electrodos y nervios tiende a perder efectividad.

Pero desde luego las posibilidades son intrigantes.

Hay más información en Amputee Successfully Feels Prosthetic Grip Strength Via Arm Electrodes y en An Artificial Hand with Real Feelings.

# Enlace Permanente

Leer más...

Una sanguijuela que sobrevive durante meses a temperaturas de -90ºC, y 24 horas sumergida en nitrógeno líquido, a -196ºC. Ese es el descubrimiento que un grupo de científicos japoneses publicó a finales de enero pasado en la revista PLoS ONE. Es más, los investigadores congelaron y descongelaron a distintos especímenes repetidamente, un ciclo que de media aguantaron hasta cuatro veces, pero que algunas sanguijuelas resistieron hasta 12 ocasiones. Los tejidos vivos habitualmente no pueden resistir los cambios rápidos de temperatura a bajo cero, ya que el agua de sus células se congela.

El animal se llama Ozobranchus jantseanus y se alimenta de la sangre de tortugas. Los científicos explican en el informe que no saben gracias a qué proceso puede resistir a temperaturas tan extremas, muy inusual entre los seres vivos. Lo más extraño es que el entorno natural en el que viven no requiere que tengan una tolerancia tan alta a la congelación (criotolerancia), por lo que no creen que su capacidad sea fruto de su adaptación al medio. Además, sostienen que esta sanguijuela es el animal con mayor tolerancia a la congelación (criotolerancia) que se conoce.

"Lo más probable es que tengan una cutícula a base de fibras de colágeno muy resistente", aventura Darío Díaz Cosín, catedrático de Ciencias Biológicas en la Universidad Complutense y experto en anélidos (el filo al que pertenecen las sanguijuelas), aunque se declara asombrado por el descubrimiento.

El experimento fue realizado por investigadores de la Universidad de Tokio de Ciencias Marinas y Tecnología, la Universidad de Kioto, y el Instituto Nacional de Ciencias Agrobiológicas de Tsukuba (Japón). Se completó por fases. Primero, encerraron a los animales en el congelador de -90ºC, y a los tres meses seguían vivos. Los dejaron nueve, y también sobrevivieron todos. Los especímenes comenzaron a morir a partir de los 15 meses, pero 36 meses después de iniciar el experimento todavía quedaba una sanguijuela viva en el congelador. Posteriormente realizaron la prueba del nitrógeno líquido.

Leer más...

Científicos del Centro RIKEN para la Biología del Desarrollo en Japón han presentado un nuevo procedimiento para conseguir células madre de una…

Leer más...

cancer

Según publicaba la BBC el pasado día 4, Día Mundial Contra el Cáncer, en los próximos veinte años el número de personas afectadas por cáncer aumentará de los 14 millones actuales hasta los 24 millones en todo el mundo. La noticia me parece un poco alarmista, y realmente es lo que busca la OMS, pues una de sus peticiones es que los gobiernos intenten prevenir este conjunto de enfermedades (pues el término “cáncer” es muy amplio) mediante algunos controles sobre la cantidad de azúcar en los alimentos, el consumo de tabaco, el alcohol, la contaminación ambiental (hola China, lee esto, gracias), etcétera. Pero, ¿El aumento del cáncer es sólo cosa de los hábitos? ¿Del ambiente?

Para empezar, hay que dejar clara una cosa: El 50% de los cánceres actuales se podrían prevenir mediante un estilo de vida saludable y una serie de precauciones. Pero el otro 50% no, pues no depende de nosotros conscientemente (o al menos no sabemos cómo prevenirlos en la actualidad). Sea como fuere, esto no significa necesariamente que el cáncer haya aumentado gracias a nuestros (malos) hábitos, no solo somos nosotros, sino la medicina.

No, no estoy tirando piedras sobre mi tejado (mi profesión, en este caso), todo lo contrario. La medicina (las investigaciones) han conseguido que cada vez vivimos más, y mejor, y ha potenciado las pruebas que detectan las diferentes enfermedades. Pero intentar llegar a la perfección tiene un precio.

Por una parte, existe un estudio reciente que relaciona el aumento de la incidencia de cáncer con la edad. Si lo pensáis tiene lógica, y para explicarlo haremos un símil con las máquinas.

Cuanto más tiempo está funcionando una máquina (por ejemplo el PC, tablet o smartphone desde el que leéis esto), más fácil es que se rompa, pues se va deteriorando con el uso. En este caso, cuando envejecemos, nuestras células se han dividido tantísimas veces para renovar nuestros tejidos corporales que llega un punto donde van acumulando fallos.

En el caso del ADN y la división celular, como comenta el estudio, existen unos marcadores químicos llamados grupos metilo que provocan que determinados genes no se expresen. Concretamente genes protectores contra los fallos de división celular (si, nuestro cuerpo también está hecho para prevenir fallos, como el cáncer). Según comenta el estudio, con la edad se van produciendo más grupos metilo, que a su vez afectan al ADN, y tienen relación con los siete tipos de cáncer más extendidos. En resumidas cuentas, vivimos más, y al vivir más aumenta la probabilidad de padecer cáncer por el simple hecho de vivir más. Y, por ello, aumenta el número de personas afectadas por cáncer (ya que no han muerto por otras enfermedades). Punto para la ciencia, por hacernos vivir más, pero también para el cáncer, que por desgracia aumenta su probabilidad de aparición.

Por otra parte, están las pruebas médicas. Con el tiempo dichas pruebas se han ido refinando y cada vez aciertan más, y más rápido. Hace décadas, muchas personas acababan muriendo por “enfermedades desconocidas”, para aquella época al menos, pues si dichas personas hubieran vivido en la actualidad habrían sabido que padecían cáncer e incluso muchas se habrían curado. Es decir, no es que de repente el cáncer haya dado el boom porque nos cuidamos tan malditamente mal. No, al menos no del todo, pues también hay que pensar que ahora conocemos más a este grupo de enfermedades, lo detectamos más veces, y esto implica que el número de individuos con cáncer aumente. Punto para la medicina, y también para el alarmismo, todo sea dicho.

En conclusión, ¿somos los humanos culpables del aumento del cáncer? En un 50% de los casos, SI, pero por supuesto la respuesta total a la pregunta sería NO, ya que hay muchos otros factores que hacen “aumentar” el cáncer. Cuidado, mucho cuidado con afirmaciones como esta. Hay que dar caña a los gobiernos para que aumenten las medidas de prevención, pero no es necesario hacer que la población general se obsesione, más si cabe, con el cáncer.

¡Ah! Y para finalizar, quiero recordaros que aunque por desgracia sigan existiendo más muertes por cáncer de las que nos gustaría, cada vez los tratamientos son más eficaces contra estas enfermedades, y más cómodos para el paciente (por ejemplo, la caída del pelo con la quimioterapia es una cosa rara actualmente, se dan muy pocos tratamientos que la ocasionen, pues los tratamientos también se van refinando y mejoran con los años).








Leer más...

Bandwidth-Euro2013

Pasito a pasito la velocidad promedio de las conexiones de Internet en España ha aumentado un 42 por ciento en el último año, según un informe de Akamai. En la imagen somos la línea azul claro, que pasa de unos 2 megabits por segundo en 2007 a los 7 Mbps de promedio actuales - lo que incluye un amplio espectro de clientes que van desde la fibra a 100 Mbps a los sub-mbps, claro.

(Vía BandaAncha.)

# Enlace Permanente

Leer más...

El hombre prehistórico ya empleaba el fuego de forma corriente tanto para cocinar como para calentarse hace 300.000 años. La evidencia de esta práctica, propia de los humanos modernos, ha sido hallada en Israel, en la cueva de Qesem, por un grupo de expertos de la Universidad de Tel Aviv y del Instituto Weizmann, un descubrimiento publicado en el número de enero de la revista Journal of Archaeological Science. Se trata de la prueba más antigua que se conoce de este avance en el desarrollo de la especie, que da a entender que, antes de lo esperado, ya existían humanos prehistóricos “sedentarios, con una estructura social muy avanzada y gran capacidad intelectual”, en palabras de Ruth Shahack-Gross, una de las investigadoras que han redactado el artículo. Hasta hoy se entendía que nuestros antepasados, en este punto de la historia, aún comían alimentos crudos.

El trabajo que ahora ve la luz es el resultado de unas excavaciones iniciadas en el año 2000. Los científicos han descubierto en el centro de la cueva un gran depósito de ceniza de madera mezclada con trozos de tierra quemada y de huesos, memoria sólida de una especie de barbacoa paleolítica. Tras un intenso análisis de laboratorio se ha descubierto que estos materiales se calentaron en repetidas ocasiones, a altas temperaturas, en este hoyo de unos dos metros de diámetro. Muy cerca de ese “gran hogar” se ha encontrado una gran cantidad de herramientas de piedra que fueron utilizadas “claramente” por los primeros humanos para cortar carne, identificada por los primeros análisis como de ciervo y de caballo. Unos metros más lejos del fuego se han localizado también otros utensilios de sílex, empleados para diversas actividades domésticas, que ahondan en la idea de una vida de grupo organizada.

La apariencia física de la cueva de Qesem –a unos 12 kilómetros al este de Tel Aviv, en el centro de Israel- también apunta además a que sus pobladores tenían pleno conocimiento del espacio en el que se movían y se encargaron de organizarlo para vivir mejor, ya que su interior está dividido en varias áreas, con un sentido muy similar al de las viviendas actuales, explica el artículo. El fuego tendría un papel central, por lo que además de usarse para cocinar se entiende que era el punto de reunión de sus habitantes, otra señal de progreso de hace 300.000 años.

Las herramientas y los restos de un antiguo fuego indican que el lugar fue utilizado por los primeros seres humanos como una especie de campamento base, de los que apenas hay pruebas en todo el mundo. Por eso “estos hallazgos nos ayudan a fijar un punto de inflexión importante en el desarrollo de la cultura humana, cuando el hombre comenzó a utilizar con regularidad el fuego tanto para la carne como para punto de encuentro social”, añade la doctora Shahack-Gross. Los vecinos de la cueva, abunda, eran capaces de planificar a largo plazo, recolectando leña con el fin de mantener el fuego encendido, y sabían del valor de trabajar en comunidad.

Hasta ahora, se entendía que los cambios sustanciales en el comportamiento humano por el uso regular del fuego databan de unos 400.000 años atrás, pero no había prueban tangibles de ello. La Universidad de Colorado, recuerdan sus colegas de Tel Aviv, publicó el pasado año un estudio al respecto, al que ellos han dado base. El empleo del fuego se calcula muy anterior, aunque fuese de forma no controlada ni estable. Anteriores descubrimientos realizados en la cueva de Wonderwerk (Sudáfrica) sugirieren que se conoce desde al menos hace un millón de años. Las investigaciones tradicionales -apuntan los otros dos líderes de las excavaciones, los profesores Avi Gopher y Ran Barkai-, han demostrado que los homo sapiens modernos evolucionaron precisamente en África hace unos 200.000 años, por lo que los habitantes del poblado israelí pertenecían a una especie humana anterior.

Leer más...

El físico publica en España 'Breve historia de mi vida', unas memorias en las que recorre sus inicios de estudiante vago, dos matrimonios rotos y las razones que le han convertido en el "científico vivo más famoso del mundo"

|||

Leer más...

Kottke extrajo algunas de las mejores afirmaciones de esta curiosa y sorprendente lista que hace las rondas por Internet de vez en cuando: What’s the most bullshit-sounding-but-true fact you know? (Afirmaciones que suenan a gilipolleces pero son verdad).

A destacar:

Cuando te hacen un transplante de riñón normalmente se dejan los riñones originales en su sitio y te ponen el nuevo en la pelvis.
Hay suficientes direcciones de Internet IPv6 como para que cada átomo de la superficie de nuestro planeta tuviera una distinta; de hecho sobrarían unas 100 veces más.
La superficie de Rusia es mayor que la del planeta enano Plutón: 17 millones de km² frente a 16,7 millones.)
Cuando se construyó la Gran Pirámide de Guiza todavía existían mamuts vivos
Los seres humanos compartimos el 50 por ciento de nuestros genes con los plátanos.

Y recordad:

Abuelaaaa-Cierto-Internet

# Enlace Permanente

Leer más...

Un equipo de investigación de la Universidad de Salamanca estudia desde hace años el efecto del cambio climático sobre la calidad del vino, que pueden provocan un desfase entre distintos aspectos de la maduración de la uva, como el grado alcohólico y sus características sensoriales. Por ello, los investigadores intentan proporcionar al viticultor herramientas que puedan solucionar el problema. Uno de sus trabajos más recientes pasa por medir y llegar a controlar una de las sensaciones más importantes a la hora de catar un vino: la astringencia.

Leer más...

pininfarina-cambiano-4ever-inkless-pen.jpg

Diseñado por Pininfarina y Napkin el [PDF] 4 Ever Cambiano Inkless Pen es un bolígrafo que no utiliza tinta para escribir, sino que mancha el papel con una punta metálica específica que permite «escribir indefinidamente sin tinta y sin necesitar recargas».

concept_cambiano_10-1.jpg

Tanto el diseño del bolígrafo como su nombre proceden del Cambiano, un vehículo conceptual presentado hace un par de años por el diseñador que ha dado forma a buena parte de los Ferrari y a otros muchos coches.

Vía Uncrate.

# Enlace Permanente

Leer más...

Una de las cuestiones de los yacimientos de Atapuerca que genera más debate científico es la datación de los estratos donde se hallan los fósiles. Por ello, investigadores del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana –entre otros– se afanan en ajustar las fechas. Un estudio publicado por el Journal of Archaeological Science ha precisado que el sedimento de la Gran Dolina donde se hallaron en 1994 los primeros restos de Homo antecessor tiene una antigüedad de 900.000 años.

Leer más...

¿Cuál es el origen de la palabra ‘rival’?A través del apartado de contacto, Mercedes Campillo me hace llegar un correo electrónico en el que me consulta sobre el origen de la palabra ‘rival’.

Como bien es sabido, un rival es aquella persona que compite con otra, pugnando por obtener una misma cosa o por superarla en algo.

Para encontrar su origen etimológico debemos ir al latín, ya que esta palabra procede del término ‘rivalis’ cuyo significado era ‘el que está/vive al otro lado del río’ (rivus era como se le llamaba al río/arroyo en latín).

Muchos eran los que vivían lindantes a la orilla de un río y frecuentes las discusiones que existían con el vecino del otro lado (o incluso con el de más arriba o abajo) por cuestiones del uso del cauce (sobre todo si éste no bajaba con demasiada agua) o por la usabilidad o derechos que creía tener uno u otro sobre el mismo, lo que llevaba frecuentemente a iniciarse disputas y enfados (o en pocas palabras… una rivalidad entre ambos).

También hay que tener en cuenta que, en innumerables ocasiones, los ríos (rivus) eran los que servían, como frontera natural, para delimitar un terreno del otro en incluso condados, países, etc… convirtiéndose el del otro lado en un ‘rival’.

Hoy en día el término se utiliza de un modo común y coloquial para otros ámbitos (muy frecuentemente en el mundo del deporte) aunque nada tenga que ver una disputa por un río o cauce alguno.

 

Fuente de la imagen: britannica

Leer más...